Skip to content

Proyecto para guardar carbono en bosques, otros ecosistemas y sistemas agrícolas

En el sitio web del Mapa de Falsas Soluciones a la Crisis Climática de Latinoamérica y el Caribe, además de identificar y apuntar en qué territorios se encuentran estos proyectos engañosos, hacemos dialogar en diferentes formatos las pruebas, informes, estudios y experiencias que aclaran los mitos en torno a los proyectos  de Falsas Soluciones a la Crisis Climática, de manera sencilla, narrativa y pedagógica. 

También hemos definido categorías mapeables de tipos de Falsas Soluciones a la crisis climática y aquí podrás leer y escuchar sobre proyectos para guardar carbono en bosques, otros ecosistemas y sistemas agrícolas, que promueven el acaparamiento de tierras y han sido fuertemente impulsadas a nivel internacional. A continuación entregaremos elementos para reconocerlas.

El discurso con el que instalan esta Falsa Solución incluye el posible beneficio de esta «función ecológica» de equiparar la generación de carbono y su captura, llegando a un cero neto. Sin embargo en los sistemas agrícolas o ganaderos, el almacenamiento de Carbono en el suelo es considerablemente pequeño. Según las estimaciones de biomasa aérea para bosques húmedos tropicales de la Amazonia brasileña, el uso de suelo de por hectárea de Bosque Tropical permite un almacenamiento de Carbono de entre 60 a 115 toneladas, mientras que la misma hectárea de plantación agroforestal tiene un almacenamiento inicial de 8.9 toneladas de Carbono, y de 24,1 después de 9 años. Además la intensificación agrícola que exige guardar carbono en bosques aumenta las posibilidad de que ocurra pérdida de biodiversidad. https://portals.iucn.org/library/sites/library/files/documents/FR-LL-001-Es.pdf 

Su funcionamiento puede ser explicado en las palabras de Catalina Gonda, co-coordinadora del área de Política Climática de FARN, durante el webinar “Desmitificando las falsas soluciones al cambio climático y sus impactos: América Latina y el Caribe” de Global Forest Coalition: “Son sistemas que permiten a las empresas comprar créditos de carbono en vez de reducir sus propias emisiones. Crea la ilusión de que podemos seguir emitiendo siempre y cuando los árboles van a absorber esa contaminación cuando no es real, y además este carbono se almacena de manera temporal en los árboles y en suelo, corre el riesgo de volver nuevamente a la atmósfera y distrae de la acción prioritaria que es reducir el uso de combustibles fósiles y proteger los bosques naturales que todavía están en pie”, explica. 

Gonda profundiza. Se complementan con los proyectos de La Reducción de Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación de los Bosques (REDD), una de las Falsas Soluciones más extendida y que contribuye de manera directa al acaparamiento de tierra y, con ello, a la expulsión forzosa de personas, avanzando también en las plantaciones de monocultivos, transgénicos y forestales. Tal como explican en “Alerta: el peligro de REDD”, “lo malo con REDD es que su consecuencia es exactamente el problema: permitir que los países industrializados sigan usando combustibles fósiles durante más tiempo”.

Te recomendamos revisar la Guía para entender y resistir a las Falsas Soluciones a la crisis climática, entrevistas en audio y en video, reportajes, material gráfico para impresión y redes sociales y cápsulas sonoras que narran la resistencia a estos proyectos en Latinoamérica y el Caribe. Materiales producidos por el equipo conjunto del Mapa de Falsas Soluciones a la crisis climática de Latinoamérica y el Caribe, como estrategia para amplificar la alerta que significa el avance de estos proyectos, la incidencia de las corporaciones en su fomento en la región y la consecuencia del retraso de la acción climática.

Denuncias de esta temática

Multimedia

Producción de energía verde

Repositorio Invernadero de saberes

informes / multimedia / papers